El concepto ego, es muy utilizado en diferentes contextos y con distintas aplicaciones, lo que lo convierte en un término confuso; la mayor parte de las veces se mezclan distintas ideas en esta palabra.

Ego se deriva del latín, y significa yo. Esta es la acepción más sencilla. El yo, en la corriente psicoanalítica, que ha tenido y tiene inestimables influencias en el desarrollo de la psicología como disciplina, es un constructo intermedio entre el ello (que encarna los deseos, instintos e impulsos) y el superyó (que se rige por los ideales, las normas sociales, la moral).

El yo busca el equilibrio entre las reglas sociales y la satisfacción de la necesidad propia.

Una idea de nosotros mismos

De una forma más general, podemos explicar el ego como la idea que tenemos de nosotros mismos. Es una construcción, que tiene un sentido personal, una idea, una ilusión, que puede tener una elevada influencia sobre nuestras vidas, hasta incluso la esclavitud.

En esta línea pero situándose en el polo, el budismo considera al yo únicamente como una ilusión, es un velo que produce ceguera y que induce al individuo a identificarse con su experiencia interna, desconectándole de la vida y provocándole sufrimiento.

ego

Surgimiento del Ego

El ego surge cuando somos niños, en el seno familiar creamos nuestra concepción del mundo exterior y de nuestro mundo interior, con una influencia decisiva de las figuras parentales. A medida que vamos creciendo, el ego va complejizándose pues las redes de sociabilización se amplían, y tenemos que ir integrando las expectativas del mundo y las múltiples presiones sociales con nuestro verdadero yo, que generalmente, va haciéndose chiquitito.

 

 

El ego está formado por múltiples personajes que de forma inconsciente hemos incorporado a nuestro comportamiento para salir de un conflicto emocional o relacional, y se construyó en base a la información que existía en ese contexto.

Este yo nos ayuda a desenvolvernos y a relacionarnos y en ese momento de institución tiene mucho sentido, pero a lo largo de la vida puede ir engordándose tanto, que nos desconecte de nuestro centro, de nuestro ser. El ego, se construye en base al mundo exterior y de él esperamos nuestra felicidad. Depositar fuera de nosotros algo tan relevante nos despoja de autoresponsabilidad , y también de autenticidad.

Una de las consecuencias del ego es la pérdida de perspectiva por un anclaje extremo en nuestro mapa subjetivo del mundo, en nuestra propia visión y explicación de las cosas. Si bien es cierto que somos seres subjetivos y que ahí está la base de la individuación, un exceso de ego conlleva a un individualismo que nos aleja de la conexión real con las otras personas, y del mundo.

Máscaras

Una metáfora muy utilizada en psicología es el uso de máscaras a la hora de salir a la realidad, estas máscaras sociales conforman el ego, que busca la aprobación del otro, el control de las situaciones y el manejo del miedo que vivimos de base. Esta regulación falsa.

El ego es una forma distorsionada de afirmar y vivir la existencia.

El motor del ego es una emoción básica de la que surgen muchas otras, el miedo, y este le nutre. El ser, sin embargo, se mueve en el amor.

En la búsqueda del cambio, que es la palabra clave en la psicoterapia, necesitamos conseguir conocer nuestro ego, comprenderlo y poco a poco desidentificarnos de él.

Obligatoriamente pasaremos a experimentar lo real, porque una de las funciones del ego es protegernos de las experiencias lo máximo posible, alejándonos de situaciones que hemos catalogado como peligrosas (para nosotros o para otros), o que tienen que ver con heridas o traumas asociados a nuestra infancia. El ego es una burbuja de protección que nos aleja de nuestra verdad y de experimentación de la realidad, ser, existir.

Mi método de Trabajo

Estas categorías para organizar la información son de carácter meramente descriptivo y ayudan a la comunicación, pero pueden actuar como etiquetas. No tengo ninguna duda respecto a que las personas actuamos y desarrollamos sintomatología porque tenemos una razón para ello.

Por lo tanto, mi forma de trabajo considerará siempre las particularidades de la historia de vida de cada individuo, familia o pareja, con el objetivo de comprender qué sentido tienen, y sólo desde ahí poder resolver.

Psicólogo Collado Villalba – Psicólogo Madrid Avenida de América

Abrir chat
1
¿Necesitas ayuda?
Hola
¿En qué podemos ayudarte?