Las crisis de ansiedad o ataques de pánico están catalogados dentro de una categoría más amplia, que son los trastornos de ansiedad.

Es el área, junto a los trastornos afectivos, que mayor presencia tiene en la población y 10 de cada 100 personas, aproximadamente, han vivido alguna vez una crisis de ansiedad.

La sintomatología que caracteriza las crisis de ansiedad o ataques de pánico es la aparición temporal y aislada de miedo o malestar intenso. Tienen que aparecer también cuatro o más de los siguientes síntomas:

  1. Palpitaciones, sacudidas del corazón o elevación de la frecuencia cardiaca.
  2. Sudoración.CrisisAnsiedad
  3. Temblores o sacudidas.
  4. Sensación de ahogo o falta de aliento.
  5. Sensación de atragantarse.
  6. Opresión o malestar torácico.
  7. Náuseas o molestias abdominales.
  8. Inestabilidad, mareo o desmayo.
  9. Desrealización (sensación de irrealidad) o despersonalización (estar separado de uno mismo)
  10. Miedo a perder el control o volverse loco.
  11. Miedo a morir.
  12. Parestesias (sensación de entumecimiento u hormigueo).
  13. Escalofríos o sofocaciones.

Yo entiendo las crisis de ansiedad como un mensaje encriptado.

Son muy  aversivas, las personas relatan que sienten que se van a morir, es una situación de total descontrol y miedo.

Por lo tanto es normal que los que las sufren quieran acabar con ellas sin más pero considero fundamental poder acceder al por qué se están manifestando.

Existe un origen, existen razones para que nuestro cuerpo reaccione así por lo que si podemos tener claridad al respecto, podremos encontrar una solución.

Obviamente, nos protegemos de emociones que nos pongan en riesgo porque no podemos estar viviendo situaciones de alto estrés o exposición que no sabemos cómo manejar. Como podemos tener más o menos bloqueado el camino al origen de las crisis, es importante respetar el ritmo que trae el paciente en la terapia.

Otra curiosidad de las crisis de ansiedad es que a veces aparecen cuando nuestra vida atraviesa un momento de aparente tranquilidad. Esto produce confusión, en estos casos se impone investigar en acontecimientos previos que hayan podido tener cierta dosis de trauma.

Es como si nos relajáramos, disminuyéramos las defensas, y los asuntos pendientes emergieran en la forma en la que pueden hacerlo.

Mi forma de entender la Psicología

Estas categorías para organizar la información son de carácter meramente descriptivo y ayudan a la comunicación, pero pueden actuar como etiquetas.

No tengo ninguna duda respecto a que las personas actuamos y desarrollamos sintomatología porque tenemos una razón para ello. Mi forma de trabajo considerará siempre las particularidades de la historia de vida de cada individuo, familia o pareja, con el objetivo de comprender qué sentido tienen, y sólo desde ahí poder resolver.

Psicólogo Collado Villalba – Psicólogo Avenida de América

Abrir chat
1
¿Necesitas ayuda?
Hola
¿En qué podemos ayudarte?