Los trastornos mentales tienen un precio

Según un estudio realizado por el Instituto de Hospital del Mar de Investigaciones Médicas, España invierte 84.000 millones de euros anuales en los trastornos mentales y neurológicos; exactamente 46.000 millones de euros los trastornos mentales. Estamos hablando de un 8% del PIB español.

Coste medio

El coste medio por paciente fue 2.440 euros al año, desde los 36.946 euros que asume un paciente de esclerosis múltiple hasta los 402 euros de personas con dolres de cabeza. En la categoría de trastornos mentales, una persona que sufre psicosis, tiene un coste anual de 17.576 euros, generalmente en tratamientos que tienden a la cronificación.

 

Euros

 

Los gastos se asocian a: costes directos en servicios sanitarios, un 37%, costes indirectos (pérdida de productividad laboral, discapacidad crónica, etc) en un 33% y un 29% en costes no sanitarios (cuidados informales).

Patologías más caras

Lideran la lista respecto al gasto que generan las demencias, con 15.402 millones de euros al año, seguidas de los trastornos del estado de ánimo, con 10.763 millones de euros, los trastornos de ansiedad con 10.365 millones de euros, accidentes cerebro vasculares  8.584 millones de euros  y los trastornos psicóticos con 7.973. Es decir, el impacto económico de trastornos de ansiedad y depresión, que son los más frecuentes, superan al de enfermedades físicas como la esclerosis múltiple, epilepsia o tumores cerebrales.

¿Cuál es el resultado de esta inversión de dinero?

No ofrecen datos sobre la evolución del trastorno mental o patología neurológica, es decir, invertimos mucho dinero, pero, ¿cuál es el resultado, la cronificación de la patología, o existen casos de curación? Mucho me temo, que son tratamientos paliativos, de larga duración, y en gran parte no resolutivos.

Necesidad de programas específicos renovados más efectivos

Esta situación pone en evidencia la necesidad de incluir en el sistema sanitario programas específicos para salud mental, que abarquen la prevención y que adopten nuevos paradigmas de abordaje de la intervención psicológica, para resolver, para curar, y no para alargar y mitigar la sintomatología, fundamentalmente a base de fármacos.

Me gustaría también resaltar que el ratio de psicólogos clínicos en el sistema sanitario español  está muy por debajo de otros países europeos, y predice bajísimos resultados en el ámbito de la patología psicológica que requiere de un trabajo constante y frecuente de psicoterapia. En nuestro país hay 4 psicólogos clínicos por cada 100.000 habitantes, mientras que la media europea se sitúa en 18.  Invertir en el aumento de psicólogos clínicos para que puedan hacer un trabajo de calidad y puedan atender la demanda existente supondría un ahorro a tenor de los millones que se invierten en tratamientos no exitosos que revela este estudio.

Psicólogo Collado Villalba – Psicólogo Madrid Avenida de América

Abrir chat
1
¿Necesitas ayuda?
Hola
¿En qué podemos ayudarte?