“Sentirnos libres para ocuparnos de nuevo de nuestras vidas…”

El Duelo

La pérdida de una persona significativa con la que tenemos vínculos emocionales nos conduce a un duelo.

El duelo, nos pone en contacto con toda nuestra fragilidad, vulnerabilidad y lo transitorio de nuestros vínculos y la realidad.

Por eso los duelos son tan dolorosos, porque al margen de haber perdido algo que concebíamos como muy importante por la ruptura de pareja, es una autopista hacia nuestro mundo emocional más frágil.

Nos confronta con nuestra propia realidad y nuestra carencia, de pronto lo que nos sostenía se desploma; las relaciones son pilares donde nos apoyamos para caminar, por lo tanto, si sólo teníamos un pilar, o muy pocos, el proceso será mucho más doloroso.

Para atravesar el duelo es importante hacer una reconstrucción del significado de la pérdida. ¿Qué significaba para nosotros esa relación?.

Las pérdidas, los duelos, son momentos de crisis pues tenemos que adaptarnos a un cambio, que puede ser muy radical en nuestras vidas, dependiendo de todo lo construido con la persona perdida tras la ruptura de pareja.

Nos conecta fuertemente con emociones como la confusión, el miedo, la rabia y el dolor.

Podría definirse como una fase de peligro, pues no sabemos lo que va a pasar ni cómo lo superaremos, de hecho, a veces pensamos que no seremos capaces de resolverlo.

Por la imposición de una situación de miedo, peligro y confusión, es imprescindible hacer una revisión de los miedos que afloran a la superficie, nos encontraremos con miedos básicos que no tienen tanto que ver con la persona que se va, si no con nuestra propia historia y con heridas evolutivas.

 

Procesos Anteriores

 

También ocurre que se revitalizan otros procesos de duelo anteriores, máxime si no pudieron ser bien resueltos o cerrados.

Es como si con un hilo se tiraran de todos los procesos anteriores similares.

 

Ruptura sentimental

 

Cada duelo es diferente y no existe un recetario rígido.

Además, no son procesos lineales, más bien trazan zigzags, podemos tener un momento muy bajo seguido de estabilidad, o pensar que estamos ya saliendo del túnel y tener una recaída.

Lo único que es cierto es que se pasan, lo que crees que nunca vas a atravesar, el camino que crees que nunca terminará, un día, termina, si tienes el valor de caminarlo todo, incluidos sus tramos más duros y oscuros.

El duelo es una gran oportunidad para el autoconocimiento, para el crecimiento personal, para optar por la autenticidad y para encontrar un nuevo sentido a la vida.

 

Superar una Ruptura

Es necesario reconstruir todo lo derrumbado.

A través del duelo vamos buscando un nuevo sitio en el mundo, sin lo perdido.

Aprendemos a seguir existiendo de otra manera, seguimos avanzando incorporando internamente lo que se fue, o renunciando a ello.

En conclusión, el duelo, te permite, al final del proceso de ruptura de pareja, dotar de un nuevo sentido a tu vida.

Algo que puede facilitar atravesarlo es depositar en algún lugar de nuestra cabeza fe en el futuro, esperanza en un futuro que en ese momento no podemos vislumbrar.

Psicólogo Collado Villalba – Psicólogo Madrid Avenida de América

Esta página utiliza cookies y otras tecnologías para que podamos mejorar tu experiencia en nuestra web. Mientras no aceptes, todas las cookies serán bloqueadas : Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar