Relaciones desequilibradas o incluso relaciones donde existen dinámicas de maltrato.

Últimamente han acudido a mi consulta mujeres increíbles que están increíblemente enganchadas a relaciones que no tienen ningún futuro, pero principalmente donde no son tratadas de una forma digna.

Cuando me llegan estos casos, yo no puedo por menos que quedar asombrada ante la ceguera de estas mujeres respecto a sus capacidades, su valor y su potencial.

Mientras me cuentan su historia, los pormenores de sus relaciones, yo no puedo dejar de pensar, ¿acaso tú no eres capaz de ver todo lo que yo veo en ti?.

Enfatizo, porque es la gran evidencia ante mis ojos: “mujeres, estáis enganchadas a relaciones donde el otro no os valora, y por demás, vosotras no os valoráis.”.

Existen rasgos en común que cargan estas mujeres, que si no los tuvieran, no estarían estableciendo relaciones de este tipo. Es decir, estos puntos clave serían el objetivo de la terapia psicológica:

Baja autoestima.

Son mujeres que tienen una autopercepción y autovaloración de sí mismas muy pobre.

Esto va de la mano de haber desarrollado en el plano práctico (ámbito académico, ámbito profesional, ámbito artístico, habilidades, relaciones, etc.) relativamente pocas “empresas” pues no creen, no confían en  poder llevarlas a cabo.

En ocasiones puede ocurrir que una de estas áreas sí la tengan altamente desarrollada, pero no el resto, especialmente el área relacional.

Tendencia a autoresponsabilizarse del 100% de los conflictos relacionales. Tienen una alta capacidad de auto reconocimiento aparentemente.

Esto sería una característica positiva si no fuera porque se alejan de la realidad.

Relaciones

En ninguna relación la totalidad de la responsabilidad recae sobre uno de los integrantes, jamás.

Más bien el porcentaje está en el 50%, pero si se relacionan con personas que no admiten ni el 1% y despliegan maniobras de manipulación, seducción o confusión, ellas no tienen nada que hacer, más que asumir el 100% de la culpa (ojo, que culpa y responsabilidad no son lo mismo).

VendaOjosPresentan elevada confusión en el plano intelectual y emocional; manifiestan muchas dudas, indecisiones, y alta confusión a la hora de interpretar la realidad.

Atrapadas en el plano racional, es decir, obsesivas,le dan vueltas a las situaciones mil y una veces, sacando conclusiones diferentes.

Esto se asocia a inestabilidad emocional, con preponderancia de ideas que inducen a la depresión y a la ansiedad.

Pueden utilizar argumentos mágico-místicos para justificar la decisión de mantenerse en este tipo de relaciones, porque las razones lógico-racionales se les han acabo, o se caen por su propio peso.

Además, todas comparten un rasgo muy curioso, que es querer entender por qué ellos actúan como actúan.

 

Existe una confusión de roles, parece como si ellas fueran sus psicólogos. Les interesa mucho más saber el por qué de las conductas de ellos que el de las suyas.

El poder para cambiar sólo lo sacaremos de la investigación de las razones de ellas para relacionarse así…

Como colofón, y como explicación del origen de este tipo de carácter, nos encontramos con historias familiares donde el modelo de amor ha sido confuso, ambiguo, ambivalente, inestable y/o inseguro.

La variabilidad y grado de detalle que podemos encontrar en este punto es inmensa, tanto como historias personales existen, pero con seguridad no existe un modelo de amor que genera estabilidad, confianza y seguridad.

Posiblemente el patriarcado tenga alguna relación con este fenómeno que estoy describiendo, pero para ser justa, abro la posibilidad a que haya hombres que estén en la misma situación, yo los encuentro con mucha menor frecuencia, pero ojo…

LOS ENCUENTRO

Y cada vez más; hombres condicionados por historias de vida donde el modelo de amor haya sido ambivalente, por supuesto existen y podrían quedarse en relaciones desequilibradas, o incluso, donde esté presente el maltrato.

Estas categorías para organizar la información son de carácter meramente descriptivo y ayudan a la comunicación, pero pueden actuar como etiquetas.

No tengo ninguna duda respecto a que las personas actuamos y desarrollamos sintomatología porque tenemos una razón para ello.

Por lo tanto, mi forma de trabajo considerará siempre las particularidades de la historia de vida de cada individuo, familia o pareja, con el objetivo de comprender qué sentido tienen, y sólo desde ahí poder resolver.

Psicólogo Collado Villalba – Psicólogo Madrid Avenida de América

Esta página utiliza cookies y otras tecnologías para que podamos mejorar tu experiencia en nuestra web. Mientras no aceptes, todas las cookies serán bloqueadas : Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar