El consumo de bebidas fermentadas que producen una alteración de conciencia es antiquísimo en la historia del ser humano. El alcohol es una sustancia legalizada y su ingesta está completamente normalizada, es muy habitual, así como los índices de alcoholismo. Por esta razón, muchas veces nos planteamos si podemos estar teniendo un problema con el alcohol, y no es tan fácil de clarificar. Escribo este artículo para dar un poco de luz al respecto, pero es un tema muy complejo que requiere de un tratamiento psicológico a profundidad, no sólo para saber si realmente tenemos un problema con el alcohol, si no para comprender su origen, su mantenimiento,  y para poder resolverlo.

El patrón desadaptativo de consumo de alcohol conlleva un deterioro significativo, expresado según las siguientes características (deben cumplirse tres o más):

  • Tolerancia: necesidad de cantidades marcadamente crecientes de alcohol para conseguir la intoxicación o el efecto deseado. El efecto de las mismas cantidades de alcohol disminuye claramente con su consumo continuado.
  • Abstinencia*; síndrome característico del alcohol, se toma la misma sustancia o parecida para evitar o aliviar síntomas de la abstinencia
  • Se consume con frecuencia en cantidades mayores o durante un periodo más largo de lo que inicialmente se pretendía
  • Existe un deseo persistente o esfuerzos infructuosos de controlar o interrumpir el consumo
  • Se emplea mucho tiempo en actividades relacionadas con su obtención en su consumo o en la recuperación de los efectos del mismo
  • Reducción de importantes actividades sociales, laborales o recreativas debido al consumo
  • Se continúa consumiendo alcohol a pesar de tener conciencia de problemas psicológicos o físicos causados o exacerbados por el consumo del mismo.

Según los principios de la teoría del aprendizaje social, los principales determinantes próximos de la conducta de bebida son: los estresores ambientales que superan la capacidad de afrontamiento de la persona, la baja autoeficacia para realizar conductas de afrontamiento alternativas, las elevadas expectativas de que el alcohol producirá los efectos deseados y la minimización de las consecuencias negativas a largo plazo.

Investigadores de la personalidad, que buscaron qué  perfiles presentan mayor índice de alcoholismo, encuentran que las personas que presentan problemas con el alcohol, no tienen perfiles desajustados o patológicos necesariamente, pero que sí existen características comunes que permiten diferenciarlos del resto, como son puntuaciones elevadas en desviación psicopática, hipomanía, y mayor impulsividad, inconformismo, búsqueda de recompensas y sensaciones, y tendencia gregaria.

ALCOHOLSegún la OMS, para mujeres a partir de dos cervezas diarias es un consumo que perjudica la salud, y a partir de 4 sería un consumo excesivo; en hombres serían dos cervezas y media y seis cervezas, respectivamente. Esto son índices que nos hablan de daño a la salud, pero son principalmente los rasgos que definen si existe dependencia y la afectación en otras áreas de nuestra vida lo que determinará si tenemos un problema con la ingesta de alcohol.

*Los síntomas de abstinencia del alcohol se presentan por lo regular al cabo de 5 a 10 horas después del último consumo de alcohol, pero pueden ocurrir días más tarde. Los síntomas empeoran en 48 a 72 horas y pueden continuar por semanas.

Los síntomas comunes abarcan: Ansiedad o nerviosismo, depresión, dificultad para pensar con claridad, fatiga, irritabilidad, sobresaltos o temblores, altibajos en el estado de ánimo, pesadillas.

Otros síntomas pueden abarcar: piel fría y húmeda, pupilas dilatadas, dolor de cabeza, insomnio, inapetencia, náuseas y vómitos, palidez, frecuencia cardíaca rápida, sudoración, temblor en las manos y otras partes del cuerpo.

Una forma grave de abstinencia alcohólica llamada delirium tremens puede causar: agitación, confusión intensa, alucinaciones y delirios, fiebre y convulsiones.

Estas categorías para organizar la información son de carácter meramente descriptivo y ayudan a la comunicación, pero pueden actuar como etiquetas. No tengo ninguna duda respecto a que las personas actuamos y desarrollamos sintomatología porque tenemos una razón para ello, por lo tanto, mi forma de trabajo considerará siempre las particularidades de la historia de vida de cada individuo, familia o pareja, con el objetivo de comprender qué sentido tienen, y sólo desde ahí poder resolver.

Psicólogo Collado Villalba – Psicólogo Madrid Barrio Salamanca Avenida de América

Esta página utiliza cookies y otras tecnologías para que podamos mejorar tu experiencia en nuestra web. Mientras no aceptes, todas las cookies serán bloqueadas : Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar