Infarto – Corazón roto

Cuántas veces, tras un impacto emocional fuerte, hemos sentido que el corazón se encogía, hemos sentido opresión en el pecho e incluso dolor, hasta nos hemos dicho “!Me va a dar un infarto!”